Lingua   

Enfermedades de invierno

Luís Pastor
Lingua: Spagnolo


Ti può interessare anche...

Muerte de Antonio Machado
(Teresa Cano)
Poema de silencio
(Antonio Resines)
Jugando al futbol
(Luís Pastor)


[1977]
Album "Nacimos para ser libres"

Testo di Jesús López Pacheco
Musica di Luís Pastor

Hay quien dice que muerto Franco hubo libertad... Falso... Hay quien dice que una vez elegido Suárez hubo paz y libertad... Falso...
La verdad es que durante los años de la transición el rebrote reaccionario y de violencia recordó a los más viejos del país otra fecha, 40 años atrás, cuando los comunistas y anarquistas se batían a tiros con los falangistas en Barcelona. Realmente, desde 1975/ 76 hasta más o menos el intento del golpe de estado, los asesinatos se producían casi a diario: ETA y GRAPO, y en menor medida el FRAP y Terra Lliure, mataban a militares y policías: ciertamente muchos eran altos mandos cuyas manos estaban muy manchadas de sangre, pero otras veces eran muchachos que habían salido de su pueblo a buscar un trabajo. Por su parte, los escuadrones de ultra-derecha asesinaban a miembros de dichas bandas, pero también a sindicalistas, estudiantes, obreros; reventaban actos, manifestaciones y recitales, a veces con su presencia, otras con amenazas de bomba, y la mayor parte de las veces consentidos por la policía y la guardia civil. Sus líderes, civiles y militares, y algún político trasnochado borracho de nostalgia de la peor, como era Arias Navarro, advertían del peligro del Partido Comunista y sus - según ellos - intenciones. Por otro lado, ni siquiera la constitución del 78 garantizó la plena libertad, pues en muchas comisarias y muchos cuarteles se seguía practicando el abyecto arte de la tortura. La policía, todavía en manos de cargos filo-franquistas, tuvo una tremenda responsabilidad: fueron los responsables del asesinato de los tres obreros de Vitoria, y de Germán durante los San Fermines de 1978. El asesinato de los abogados de Atocha, de varios estudiantes y de los sucesos de Montejurra a manos de los ultras indicaban que todavía quedaban elementos que se resistían al cambio. No eran buenos tiempos... Y así lo simbolizaba esta estupenda canción sobre un poema de Jesús López Pacheco, de Luís Pastor de aquellos días, en la conversación de una madre y de su hijo:

dal blog di Gustavo Sierra Fernández
- Si no fueran ciegos
nos verían esta luz que habita en nuestro pecho.
- Hijo, abrígate bien. Y ponte la bufanda.
No vayas a coger alguna bala en los pulmones.
Que no está el tiempo bueno todavía.

- Llegará el tiempo
de los hombres desnudos,
madre,
y ¡ay de los que entonces
no tengan nuestra luz dentro del pecho!
Ay de los oscuros.
Se morirán podridos de su noche.

- Pero mientras llega el verano,
cuando salgas,
tú abrígate bien el pecho, hijo mío.

inviata da Alessandro - 26/10/2009 - 13:15



Pagina principale CCG

Segnalate eventuali errori nei testi o nei commenti a antiwarsongs@gmail.com




hosted by inventati.org