Lingua   

El sacrificio de Tupac Amaru

Atahualpa Yupanqui
Lingua: Spagnolo



Eran las primeras claridades
pintando fantasmas en los roquedales cerca de Cuzco
Huyendo de los vientos fríos
se diluía la madrugada
era la hora en que el canto de los gallos
cava la mina del alba.
Sombra de soldados
ascendían hacia la meseta,
llevando a José Gabriel Condorcanqui
el jefe de los comuneros de Tinta
el Tupac Amaru
el cacique de la comunidad quechua
corpulento
de honda voz vigorosa
el hombre tierra que decidía por muchos
el anhelo de todos
Libertad.

Entre las peñas,
ponchos escondidos espiaban los movimientos del opresor
José Gabriel Condorcanqui fue sentado sobre una piedra grande
junto a un poste donde sería ajusticiado
con el procedimiento de vil garrote
Una cuerda sujetaría su cuello
y el torniquete daría vueltas en manos del verdugo
Comenzó la ejecución
pero la cuerda
se trizó
quizás gastada
Muchos años después
el poeta Abreu Gómez
transcribiría el comentario de Tupac Amaru
"Hará falta mucha cuerda
para ahorcar a todo un pueblo"
Fue entonces -y ya el sol reinaba sobre las cumbres-
cuando José Gabriel fue sujeto con lazos en sus extremidades
a cuatro caballos
cuyos jinetes, a una orden
tirarían
hacia los cuatro puntos cardinales
La honda voz del cacique
no pidió ni clemencia
ni favores
Sólo crines al viento del Ande
y un sonido de espuelas
prontas a herir ijares para cumplir una barbarie
para despedazar un corazón estaqueado
Un gran testigo
un eterno testigo
el sol
Y detrás de las peñas
un puñado de ojos rasgados
desesperadamente fijos en el hombre querido
en el amado Tatai de los indios comuneros.

De pronto
la orden
Sin voz que temblara, sin dios que la enmudeciera
sin un soplo de alma buena capaz de detenerla
Y la voz
estalló como una campana de muertes
enemiga del sol y de las piedras
enemiga del verdor del maíz que se mecía en las laderas
valle abajo
Ni un cóndor en el aire
Ni un rastro de vicuña
Sólo
el viento en el Ande.

Concluido el suplicio
recogidos los lazos
ellos fueron descendiendo la meseta
instantes después
desaparecían entre los pajonales
como pumas hartos
José Gabriel Condorcanqui quedó ahí
como un cántaro roto entre las piedras
Pero el viento
aprendió a decir su nombre
y lo repitió en todas las quebradas
por todo el Tawantisuyu
-los cuatro rumbos de la América india-
Tupac Amaru
Tupac Amaru
Tupac Amaru


¡Oh! Pachamama
tú serás la miel
huyó de ti por
nunca más volver.

Fue aquí
sobre esta sierra de granito donde el cóndor se ha dormido
aprisionado
pero nunca abatido.

Tupac Amaru
Tupac Amaru
Tupac Amaru.

Cuatro caballos en cruz
una mañana de vientos
cuatro jinetes de sombra
cuatro fantasmas sedientos.

Tupac Amaru
Tupac Amaru
Tupac Amaru.

Se fueron durmiendo callados
silencio despedazado
por cuatro potros en cruz.

¡Oh! Pachamama
tú serás la miel
huyó de ti por
nunca más volver.

¡Oh! Pachamama
¡Oh! Pachamama.

Sangre del sol en las piedras
sangre de sol
Sangre del indio cobrizo
sangre de sol.

Sin un grito
silencioso
como una inmensa verdad en los siglos, durará
al Curaca de los Andes
lo ensancharon en libertad.

Sangre del sol en las piedras
sangre de sol
Sangre del indio cobrizo
sangre de sol.

Corazón de la noche
la quena te ha ganado
ayuyuy noche oscura
ayuyuy noche oscura.

Éramos muchos gritos
y quedamos callados.

Sus ojos no nacían
silencio ensangrentado
pobrecitos los indios
en silencio lloraron.

Corazón de la noche
la quena te ha ganado
ayuyuy noche oscura
ayuyuy noche oscura.


Pagina principale CCG

Segnalate eventuali errori nei testi o nei commenti a antiwarsongs@gmail.com




hosted by inventati.org