Lingua   

El deportado

Los Hermanos Bañuelos
Lingua: Spagnolo



Voy a cantarles señores,
voy a cantarles señores
todo lo que yo sufrí,
Desde que dejé mi patria,
desde que dejé mi patria
por venir a este país.

Serían las diez de la noche,
serían las diez de la noche,
comenzó un tren a silbar.
Oí que dijo mi madre,
“Ahí viene ese tren ingrato
que a mi hijo se va a llevar.”

“Adiós mi madre querida,
adiós mi madre querida,
héchame su benedición.
Yo me voy al extranjero,
yo me voy al extranjero
donde no hay revolución.”

Corre, corre, maquinita,
corre, corre, maquinita,
vámonos de la estación.
No quiero ver a mi madre
llorar por su hijo querido,
por su hijo del corazón.

Al fín sonó la campana
Al fín sonó la campana
does silbidos pegó el tren.
“No lloren mis compañeros,
no lloren mis compañeros,
que me hacen llorar también.”

Pasamos pronto Jalisco,
pasamos pronto Jalisco
ay qué fuerte corría el tren.
La Piedad, luego Irapuato,
Silado luego La Chona,
y Aguas Calientes también.

Al recordar estas horas,
al recordar estas horas
me palpita el corazón.
Cuando devise a lo lejos
cuando devise a lo lejos
a ese mentado Torreón.

Cuando Chihuaha pasamos,
cuando Chihuaha pasamos
se notó gran confusión.
Los empleados de la aduana,
los empleados de la aduana
que pasaban revisión.

Llegamos por fin a Juarez,
llegamos por fin a Juarez,
allí fué mi epuración.
“¿Que ‘onde vas de ‘onde vienes?
¿ cuanto dinero tienes
para entrar a esta nación?”

“Señores traigo dinero,
señores traigo dinero
para poder emigrar.”
“Tu dinero nada vale,
tu dinero nada vale,
te tenemos que bañar.”

Ay, mis paisanos queridos,
ay, mis paisanos queridos,
yo no platico no más.
Que me estaban dando ganas
que me estaban dando ganas,
de volverme para atrás.

Crucé por fin la frontera,
crucé por fin la frontera,
y en un reganche salí.
Ay, mis queridos paisanos,
ay, mis queridos paisanos,
fué mucho lo que sufrí.

Los güeros son muy maloras,
los güeros son muy maloras,
se valen de la ocasión.
Y a todos los mexicanos,
y a todos los mexicanos,
los tratan sin compasión.

Ahí traen la gran polvadera,
Ahí traen la gran polvadera,
y sin consideración.
Mujeres, niños y ancianos
los llevan a la frontera.
Nos echan de esta nación.

Adiós paisanos queridos
adiós paisanos queridos,
ya nos van a deportar.
Pero no somos bandidos,
pero no somos bandidos,
venimos a camellar.

Los espero allá en mi tierra,
los espero allá en mi tierra
ya no hay más revolución.
Vámonos cuates queridos,
seremos bien recibidos
de nuestra bella nación.


Pagina principale CCG

Segnalate eventuali errori nei testi o nei commenti a antiwarsongs@gmail.com




hosted by inventati.org