Carlos Mejía Godoy

Canzoni contro la guerra di Carlos Mejía Godoy
MusicBrainzMusicBrainz DiscogsDiscogs Nicaragua Nicaragua


Carlos Mejía GodoyRiprendo la seguente biografia in spagnolo di Carlos Mejía Godoy, il principale cantautore combattente nicaraguense, da questo sito

*

CARLOS MEJIA GODOY, es sin duda, uno de los compositores e intérpretes más importantes del canto nicaragüense. En los años 60 irrumpió con su "Alforja Campesina", interpretada por Los Madrigales, en toda esa década escribe numerosas canciones que aún no decide interpretar públicamente. Su inserción en el movimiento estudiantil de la Universidad, marca una etapa decisiva, como cronista – cantor de la dramática vida de nuestro pueblo. Así lo vemos aparecer sólo con su acordeón, cantando las primera tonadas musicales sociales: "desde Siuna con Amor", "Muchacha del F.S.L.N.", "La Tumba del Guerrillero". En esta época es importante destacar su acercamiento a "Los Bisturices Armónicos" con quienes recopila y divulga viejas canciones campesinas.

Entre el testimonio y el rescate oscilado la extraordinaria labor musical de Carlos Mejía Godoy, el más fecundo de los compositores nicaragüenses durante la segunda mitad del siglo XX y nuestro cantante de mayor proyección popular e internacional. Nos referimos al testimonio revolucionario que protagonizó en los años previos a la caída de Somoza y al rescate interpretativo – integrando las "Brigada de Salvación del Canto Nacional" – de numerosas piezas folklóricas.

"Yo no sé cuando debe la Revolución – reconocía Sergio Ramírez en 1982- a las canciones de Carlos Mejía Godoy, que lograron organizar un sentimiento colectivo del pueblo, extrayendo sus temas y sus acordes de lo más hondo de nuestras raíces y preparando ese sentimiento para la lucha". Y, realmente, Mejía Godoy – como trovador moderno – contribuyó en forma decisiva gestar esa lucha y su victoria el 19 de julio de 1979.

Después del terremoto de 1972, se integró al grupo "Gradas" y oportunamente fundó el "Taller de Sonido Popular", acompañado de Humberto Quintanilla, Milcíades Herrera, Enrique Duarte, Silvio Linarte y Pablo Martínez Téllez, "El Guadalupano". Al final de los 60, ya había iniciado su carrera en la "Radio Corporación", componiendo "Chinto jiñoguajo" y creando un personaje ("Corporito". "Cantaba todos los días una parodia, cambiando las letras a las canciones conocidas y adaptándola a algún problema político y social. Este me permitió descubrirme como comunicador" – recordaría en 1993-.

En los 70, sin embargo, su canto fue arrollador, identificándose con las esperanzas e ilusiones de las mayorías, creando o retratando personajes populares ("Terencio Acahualinca", "Panchito Escombros", "Clodomiro el ñajo", "María de los guardias", siendo esta pieza acaso la de mayor dimensión nacional porque era compartida y disfrutada también.

El 13 de diciembre de1997, en una gran noche de amor, paz y alegría, los máximos exponentes de la música nacional rindieron homenaje en el Centro Cultural Managua un maravilloso e inolvidable homenaje a CARLOS MEJIA GODOY, quizás al más notable cantautor nicaragüense, con motivo de sus 30 años de vida artística.

Uniendo sus voces y talentos, los artistas fueron desfilando por el escenario, para ofrecerle a este gran exponente de la música nicaragüense una noche sin duda alguna inolvidable.

*

La seguente nota in inglese proviene da:

http://www.sfbach.org/repertoire/mejiac.html

Carlos Mejía Godoy was born in 1938 in Ocatal, Nicaragua, into a family that for generations has figured strongly in the cultural and intellectual life of the country. He wrote the song Cristo de Palacagina a 4 y solo in the last, oppressive years of the Somoza dynasty, at a time when the entire country was rising up to throw off the shackles of more than fifty years of a dictatorship. Two years later, the people of Nicaragua did triumph; but the song sings of a yet deeper triumph: Christ is born within us and around us when we join in the cosmic struggle to build a new world—one of justice, one of peace, one of love. But first, justice, without which neither peace nor love are possible.