Lingua   

Canción para Lucrecia

Carlos Cano
Lingua: Spagnolo


Ti può interessare anche...

Casida del llanto
(Carlos Cano)
¿Qué fue de los cantautores?
(Luís Pastor)
En Granada
(Carlos Cano)


[1993]
Letra y música de Carlos Cano
Álbum: Forma De Ser [1994]




Lucrecia Pérez fue una inmigrante Dominicana, vilmente asesinada el 13 de noviembre de 1992 en Madrid por un guardia civil neonazi en compañía de varios skinheads, - fue reconocido como el primer asesinato por motivos racistas y xenófobos de España.
En los días anteriores al crimen como en otros lugares de Madrid se multiplicaban las pintas: "¡Fuera negros!", "¡Inmigrantes=maleantes!","¡Ni negros, ni judíos!", "¡Resistencia, mata negros!" Asimismo, unos panfletos corrían por Madrid con estas leyendas: "¡Españoles!
¡Nuestra patria está en grave peligro! Millones de invasores intentan forzar nuestra frontera [...] estamos en PIE DE GUERRA. Cinco millones de moros [...] veinte millones de extranjeros penetrarán en España antes de 2000. "HAY QUE ACTUAR AHORA MISMO, MAÑANA SERÁ TARDE".
En este contexto social y político ¿Por qué extrañarse del surgimiento y auge de los jóvenes violentos, neonazis, que motean y ensucian todo el mapa europeo, incluyendo España? Ahí están sus voces y actos. "Nosotros —decía un miembro de esas bandas— estamos por una Cataluña libre, soberana y blanca, y por eso odiamos a los negros, a los moros y a los andaluces." Yuna
alumna de 15 años escribió en una de mis encuestas de su puño y letra: "Yo no echaría a los gitanos de España, los llevaría a los hornos crematorios como Hitler." Y otro chico de 2º de Bachillerato Unificado Polivalente escribió "Hay que llegar a la exterminación progresiva de las razas inferiores, y eso no es racismo, sino la defensa de las razas superiores frente a las inferiores."
En mi encuesta escolar de 1997, 10% de los escolares se autodeclaran racistas y votarían a un partido político como el de Jean-Marie Le Pen, de Francia, y "echaría de España a los negros, a los moros y a los andaluces." También, algunos estudiantes escribieron en las encuestas auto-cumplimentadas frases como éstas "A los españolazos y a los de lazo, navajazo." "Sinceramente
hay grupos de personas que no merecen vivir. Están de sobra en esta sociedad, porque no hacen más que mal para ella ¡No gitanos!" Otro adolescente pinta un "gitano colgado de una horca," y otro escribe de su puño y letra también: "Soy un estudiante, me considero neo nazi estoy arto
(sic) de ber (sic) extranjeros los boy (sic) a matar a todos." Yotros dos escriben:
"odio a los latinoamericanos por su fama de drogas" [...] "las sudamericanas
son unas guarras... no traen más que mierda a España."

Lucrecia

Lucrecia pertenecía a una familia dominicana con 16 hijos, de los que sobrevivieron sólo nueve. Su padre y su madre fueron de por vida trabajadores del campo. En su carnet aparece como soltera, porque como tanta gente pobre en Latinoamérica, no se casa por la iglesia ni por el juzgado, porque no tienen dinero para hacer la fiesta y la convivencia en común de mujer y hombre con hijos, es aceptada socialmente como matrimonio legítimo.

El esposo de Lucrecia es Víctor Trinidad, también pobre como ella. Cuando se vino a España, no pudo despedirse de su marido, que trabajaba en el campo recogiendo tomates; ella tenía preparada la maleta desde hacía semanas y únicamente esperaba la llamada de los traficantes, cuando ésta llegó, sólo pudo despedirse de su hija Kenia, quien desde que conoció la muerte de su madre, no ha vuelto a pronunciar palabra.

Para las mentes inquietas, que quieran saber más sobre esta víctima de la sinrazón, pinchar aquí.
Hoy que con la crisis, muchos parece que se han olvidado de lo necesarios que son nuestros inmigrantes (nuestros, como conjunto de nuestra sociedad); no está de más recordar que nosotros también lo fuimos, y que nunca se sabe lo que nos tocará hacer en este loco mundo...



Canción para Lucrecia. - A Lucrecia Pérez, víctima del racismo y la intolerancia...

con Marina Rossell
Yo te quiero escribir
una carta de amor
que llegue a tu país
en semilla de flor
que atraviese en la noche
océano y tormenta,
luego como un lucero
deje un sueño en tu puerta.
Yo te quiero cantar
y pedirte perdón
por tu muerte Lucrecia,
por esta canción
que comprende la luna,
el ron y la palmera,
que en tu isla camela
solo come el tiburón.

¡Ay¡ Cuatro rosas de fuego
ardiendo salieron
y todo se acabó.
¡Ay¡ Cuatro rosas dejaron
la flor de un disparo
en tú corazón.

Pobre Lucrecia,
tan pobre y tan negra,
te vengará un andaluz
a la luz de la luna
cantando el “vudú”..

Merecumbé, merecumbé,
un alacrán en la pared.
Merecumbé, merecumbá,
por la pared va un alacrán
y el corazón con su aguijón
te comerá
merecumbé, merecumbé, merecumbá.

Los que matan la luna
son los mismos de siempre,
los que arrancan las flores
con sus botas de muerte,
los que amargan la vida
y asesinan los sueños
que cantan los poetas
buscando un tiempo nuevo.
No gozan del amor
ni tocan los tambores,
ni cantan el bolero
ni pintan corazones
en los árboles verdes
ni en las playas de arena,
ni bailan merengue
pa´ echar fuera sus penas.

¡Ay¡ una calle sin salida,
una mirada asesina
y allí sola la dejaron.
¡Ay¡ aquí negros no queremos,
negro muerto, negro bueno,
negro vivo, negro malo.

Suenen los cueros
con rabia,
suenen los cueros.
Venga compadre esa rumba
que al blanco vuelve tarumba
y al negro pone rumbero.

Merecumbé, merecumbé,
un alacrán en la pared.
Mercumbé, merecumbá,
por la pared va el alacrán
y el corazón con su aguijón te comerá,
merecumbé, merecumbé, merecumbá.

inviata da giorgio - 30/3/2010 - 07:53



Pagina principale CCG

Segnalate eventuali errori nei testi o nei commenti a antiwarsongs@gmail.com




hosted by inventati.org