Raúl Acevedo

Canzoni contro la guerra di Raúl Acevedo

Raúl Acevedo es el nombre de uno de los muchos obreros que tuvo en los años '70 y '80 el movimiento del llamado Canto Nuevo, heredero de la Nueva Canción Chilena con las herramientas de la trova y la oposición a la dictadura. Cantautor por definición, encarna la figura del cantante con guitarra iniciado en los escenarios universitarios y ha prolongado hasta la actualidad su trabajo, entre varias grabaciones editadas a fines de los '80 y su reciente disco Deslindes (2006), donde pone a Vicente Huidobro y a Pablo Neruda a dialogar con la poesía popular.

Su primer conjunto fue el Taller Alturas, agrupación de músicos de Punta Arenas a la que se unió en 1976 mientras estudiaba en la sede magallánica de la Universidad Técnica del Estado. Tras presentar con ellos la cantata Canto a Magallanes se inició como solista en peñas estudiantiles de la región austral. En 1979 reanudó ese trabajo luego de trasladarse a Valparaíso, de donde fue expulsado de la universidad por razones políticas, y una vez en Santiago, a comienzos de los '80, fue parte activa del movimiento del Canto Nuevo en escenarios de peñas, festivales y actos solidarios.

No fue sino hasta fines de la década que Raúl Acevedo empezó a grabar. Editados en cassettes, Callejeando por decreto supremo (1986) y A una legua de La Victoria (1988) combinan una guitarra electroacústica, algunos precarios efectos de sonido, cierto fraseo como heredado de Payo Grondona y metáforas de protesta que funcionan como sucesivas instantáneas de la época. Acevedo pasa de títulos como "Desde mi exilio aquí en Santiago" o líneas como "Asolaba en las poblaciones la brutalidad policial / mientras de la casa de Gobierno nos llamaban a dialogar", en "Yo no dialogo", hasta la conclusión de "Protestópolis", una de las canciones de su tercer disco, … Para los que sobrevivieron (1989): "Se instaló la democracia / No nos dieron ni las gracias".

En 1988 había cumplido una gira por ocho ciudades de Canadá, y luego pasó la primera mitad de los años '90 entre actuaciones junto a músicos como Jorge Venegas y Transporte Urbano y su participación en 1994 en el Festival de la Patagonia en Punta Arenas. Fue después de un receso de más de diez años, durante los cuales descubrió su vocación y aptitud por la aviación civil, que reapareció con un cuarto disco, Deslindes (2006), en el que rinde tributo a los poetas litorales Vicente Huidobro y Pablo Neruda y recrea un contrapunto en décimas junto al payador Pedro Yáñez. Junto a su grupo, Tecito Humilde, en los últimos años se ha hecho presente en escenarios como el encuentro Música y Compromiso en 2007, e inició un programa de conversación con músicos en la radio del sitio web Cultura en Movimiento.

Verónica San Juan.
www.musicapopular.cl